2 Comments

  1. erwillillo
    18 febrero, 2019 @ 9:28 am

    No puedo estar más de acuerdo. No sé si una continuidad en la obra del autor nos puede aclarar si se trata de una “patochada” o su verdadera personalidad. Digamos que no se puede fingir siempre.
    Muy chula la güeb.

    Reply

  2. Blanca Prieto
    18 febrero, 2019 @ 9:23 pm

    ¡Cierto! Es muy jóven, por eso creo que flaco favor se hace (y le hacen) al “divinizarse” de ese modo. En sus trabajos anteriores a su ópera prima (cortos) ya se ve claro su propio estilo, pero me parecía un pelín menos pretencioso (aunque igual de irreverente). Veremos qué nos depara su nuevo proyecto.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *