“El destino de la destrucción también es la alegría del renacimiento”